Hosting por dinahosting.
CSD

Como funciona el Convenio de Reciprocidad

El derecho a reducción del precio en los refugios de montaña

Cuando se observa la licencia de un montañero federado en la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) se aprecia un logotipo parecido a una casita en su parte superior derecha.  Ese distintivo lo llevan todas las licencias federativas de la FEDME, pero también varios cientos de miles de federados integrados en asociaciones montañeras europeas.  Es el distintivo del “Convenio sobre derecho de reciprocidad en los refugios de montaña”.

La licencia federativa de la FEDME abre las puertas a una rebaja en los precios de refugios de montaña de Alemania, Austria, Francia, Italia, Suiza, Slovenia o Liechtenstein.  Y a su vez los montañeros asociados a las organizaciones de esos países también disfrutan de rebaja en los refugios españoles adheridos al Convenio..

El guarda de refugio comprueba si las licencias llevan el logotipo de la reciprocidad para aplicar el precio reducido a los visitantes que pernoctan en él.  Hay licencias federativas de otros países que no incluyen el logotipo de la reciprocidad y carecen de derecho de reducción.  También hay licencias de algunas comunidades autónomas españolas que carecen de él porque ese montañero concreto ha decidido obtener una licencia federativa autonómica pero no de la FEDME.  Los que optaron por la licencia autonómica no son federados FEDME y no entran en el Convenio de Reciprocidad. 

 

El Convenio sobre derecho de reciprocidad en los refugios de montaña

El "Convenio sobre los derechos de reciprocidad en el uso de los refugios de montaña”, cuyo texto actual se suscribió en 2008, procede del acuerdo firmado en 1978 por las seis asociaciones fundadoras:

- Schweizer Alpen-Club (SAC)

- Deutscher Alpenverein (DAV)

- Österreichischer Alpenverein (OeAV)

- Fédération Francaise des Clubs Alpins et de Montagne (FFCAM)

- Club Alpino Italiano (CAI)

- Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME)

Estas asociaciones se comprometen a dar el mismo trato a los miembros de la propia organización y de las otras.  En los refugios que dependen de estas seis organizaciones existirá “reciprocidad”, es decir los mismos derechos y las mismas condiciones económicas y de uso.  Los refugios de Alemania, Austria, España, Francia, Italia y Suiza tienen ya, por tanto, un largo camino de reciprocidad.

Pueden ser admitidas además, como asociaciones propietarias, todas aquellas asociaciones de otros países que no pertenezcan a una asociación fundadora y  gestionen diez refugios de montaña a 1.500 metros de altitud y ofrezcan al menos 500 plazas para pernocta.  En este caso se encuentran PZS (Eslovenia), LAV (Lienchestein) y AVS (Sudtirol).  La diferencia entre estas asociaciones y los miembros fundadores es que no contribuyen a la toma de decisiones en la reunión anual.  Sin embargo, las condiciones económicas que se les aplican son las mismas y también están dentro de la reciprocidad.

Un tercer grupo está constituido por asociaciones que no poseen refugios de montaña pero quieren entrar en este grupo en el que se ofrece un trato igualitario.  En este caso pagan pero no reciben.  Uno de ellos resulta de especial importancia por su aportación económica: NKBV (Holanda).

Los poseedores de licencias federativas de otras asociaciones tienen la posibilidad de comprar “viñetas”, que es un derecho individual a usar los refugios con reducción de precio durante un año.  Es la opción que cabe a quienes no son parte en el Convenio.

La organización nacida para gestionar el Convenio mantiene una reunión anual a la que asisten los representantes de las asociaciones fundadoras y se invita a las asociaciones propietarias.  En 2010 fue elegido para un segundo mandato como Presidente el representante del DAV Thomas Urban.  El SAC suizo se ocupa de la Secretaría.

 

Un mecanismo de compensaciones económicas

El mecanismo económico del Convenio de Reciprocidad consiste en que cada miembro paga según su número de asociados y cobra del fondo común según el número de plazas que ofrece en sus refugios. 

El número de plazas fijas se multiplica por los siguientes coeficientes:

-          0,5 para los refugios fuera de norma (por debajo de 1.500 metros o con marcha a pie de menos de una hora)

-          1,0 para los refugios situados entre 1.500 y 2.000 metros

-          1,5 para los refugios situados entre 2.001 y 2.500 metros

-          2,0 para los refugios situados entre 2.501 y 3.000 metros

-          2,5 para los refugios situados entre 3.001 y 3.500 metros

-          3.0 para los refugios situados a más de 3.501 metros sobre el nivel del mar

Tras calcular lo que corresponde abonar por el número de federados y lo que corresponde recibir por el número de plazas multiplicado por el coeficiente se determina la cantidad recibida por cada organización, repartiéndose los fondos en proporción a las cifras obtenidas.  Italianos y suizos son los más beneficiados en este reparto porque tienen muchas plazas de refugio a gran altura.

 

Distribución de los importes de compensación entre las federaciones españolas titulares de refugios que forman parte del Convenio de Reciprocidad durante los últimos cinco años.

 tabla_compensaciones

 

La reciprocidad en un refugio de una federación integrada en la FEDME

Los refugios gestionados por las federaciones de Andalucía, Aragón, Principado de Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla y León o Galicia,  están en el Convenio de Reciprocidad y aplican la tarifa reducida de federado FEDME a los socios de las asociaciones incluidas en el Convenio.  Por eso, cuando un montañero muestra en el refugio de montaña su licencia federativa con el logotipo del Convenio de reciprocidad se le hará el precio más favorable.  Es decir, a un español le harán precio de suizo en Suiza o de austriaco en Austria.  Y a los suizos y austriacos, precio de federado español (FEDME) en los refugios españoles.

Sin embargo, en España hay federaciones autonómicas de montañismo que expiden licencias de validez autonómica, no estatal, y sus poseedores no tienen derecho a la reciprocidad ni siquiera en España (no son licencia FEDME).  Federaciones como la madrileña, vasca, catalana, andaluza o asturiana, decidieron en su día ofrecer la posibilidad de obtener licencia exclusivamente autonómica con un coste inferior a la española.  Habrá catalanes, madrileños, vascos, etc. que llevarán la licencia exclusivamente autonómica y no tendrán derecho a reducción.  Otros, en la misma comunidad autónoma, llevarán la licencia de la FEDME, que incluye la autonómica, y sí tendrán derecho. 

Los federados de países que no están representados en el Convenio tampoco tendrán el logo de la reciprocidad en su licencia.  Por tanto, los federados portugueses, argentinos, polacos, neozelandeses o marroquíes, por ejemplo, carecen de derecho de reciprocidad.

Para la FEDME es una satisfacción coordinarse con las principales organizaciones de los países alpinos para facilitar los recorridos por montaña a los montañeros europeos.

 


Comparte: twitter facebook wikio myspace google reader yahoo delicious netvibes la tafanera digg technorati meneame wikio
Federaciones
Aviso legal | Contactar